La torre de los ambiciosos

Ayer asistí a la sesión que la Fundación Gas Natural y la Comunidad de Madrid organizaron con el fin de informar sobre las redes inteligentes (Smart Grid, en inglés), el posible futuro de la gestión activa de la electricidad.

European Technology Platform for the Electricity Networks of the Future define una red inteligente como “aquella que puede integrar de forma inteligente las acciones de todos los usuarios conectados a la misma (productores, distribuidores, consumidores) con el fin de proporcionar electricidad de una forma sostenible, económica y segura“ (Smartgrids, 2010).

Este concepto está muy ligado al del acercamiento de la generación de electricidad a las zonas de demanda, un escenario al que deberíamos tender más teniendo en cuenta que las pérdidas de electricidad por el transporte se sitúan entre un 5% y un 18% y que la dependencia energética de España es del 80%. Esto quiere decir que actualmente tenemos que importar la gran mayoría de la electricidad que consumimos, con unas pérdidas que elevan su coste para el consumidor final.

¿Cómo podríamos actuar sobre ese problema? Se trata básicamente de aumentar la eficiencia energética. Hay dos posibles soluciones que son, por una parte, la de invertir en renovables en los lugares de consumo para reducir las distancia de transporte (un ejemplo básico es el de la instalación de farolas, semáforos, señales y cámaras que funcionan con pequeñas placas de energía solar fotovoltaica) y, por otra parte, mejorar la tecnología de de los sistemas de transporte. Ayer únicamente se comentó esta segunda posibilidad, entre otras cosas por que a las compañías eléctricas no les interesa que sus consumidores puedan llegar a generar en un futuro su propia electricidad.

Pero el concepto de red inteligente va más allá que todo ello y su verdadero fin es el de gestionar la energía de pequeñas parcelas locales (término conocido como microrred), de tal forma que incluso un municipio pueda convetirse en generador de energía excedente. Es decir, que mediante la instalación de energías renovables consiga cubrir toda su demanda energética sin tener que recurrir a la red de electricidad convencional y que incluso si llegado el momento produjera más que consumiera, poder vender ese sobrante a la distribuidora (la red, por lo tanto, se convierte en bidireccional). Esto no se comentó ni por asomo, incluso las renovables salieron muy mal paradas porque les llovieron palos por todos lados.

Por otra parte, el desarrollo de estas nuevas redes lleva asociado una fuerte investigación e inversión en TIC para el control inteligente de la oferta-demanda. Es decir, sistemas que permitan ofrecer al consumidor final información para gestionar su consumo y que controlen el flujo de electricidad de las redes inteligentes para aumentar la eficiencia energética. Se trata de una oportunidad para desarrollar industria en estos tiempos, bienvenida sea.

Aunque ya hay proyectos para la realización de experiencias piloto en España (Madrid prepara su SmartMadrid), ayer los ponentes no parecían muy entusiasmados en concretar que son realmente. Para ver cómo es una verdadera red inteligente se puede consultar este enlace a la ciudad de Boulder, Colorado (energías renovables, participación ciudadana, red solidaria,…).

Greenpeace tiene un informe reciente sobre este tema: Renovables 24/7.

Nota final: Robert Wise dirigió La torre de los ambiciosos (Executive suite, 1954), donde mostraba los “saludables” valores de la lucha por la sucesión en una empresa: poder, corrupción, ambición,…

Anuncios

~ por administrador en 27 mayo 2010.

2 comentarios to “La torre de los ambiciosos”

  1. El otro día comentábamos lo curioso que era que la gente que tiene placas en muchos casos en lugar de utilizar esa energía la revende porque les sale más rentable que consumirla. Con lo que comentas parece más evidente que es una locura, pero es lo que tiene, o ha tenido, vivir en el país de las subvenciones.

    • Lo lógico es que se pudiera consumir lo que se pueda producir de forma autónoma, pero ninguna compañía eléctrica va a dejar que hagamos eso. Con respecto a las subvenciones, siempre despiertan la picaresca en el país de los listillos en el que vivimos, si no, ¿cómo se entiende que hubiera placas que produjeran de noche, cuando no hay sol? El problema ha sido que estos campos de energía solar fotovoltaica nacidos al amparo de las subvenciones fueron realizados como una inversión, pero poco tienen que ver con un modelo de crecimiento sostenible. Espero que con estas redes inteligentes los informáticos tengais un nuevo nicho de negocio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: