Battle royale

Stephen Jay Gould (1941-2002) fue un eminente paleontólogo que dedicó su vida a la investigación, enseñanza y divulgación científica desde la Universidad de Harvard. En uno de sus muchos libros, Brontosaurus y la nalga del ministro (1991), sostiene en el relato Kropotkin no era ningún chiflado que la premisa del darwinismo sobre la superviviencia de los más aptos fue tomada como una interpretación radical aplicada a nuestro comportamiento. Afirma que “Los hechos de la naturaleza no pueden proporcionar guía moral en ningun caso”, es decir, no pueden extrapolarse a la moral del género humano las pautas de supervivencia observadas en otras especies. Fue un error de los críticos y de los defensores de las teorías de Darwin. Uno de estos últimos fue el naturalista Piotr Kropotkin (1842-1921). Kropotkin planteaba que la cooperación es predominante en la naturaleza, en parte por querer que efectivamente fuera así para justificar sus planteamientos sociales y, en un segundo plano, por encontrarse en un ambiente hostil y muy agresivo para la superviviencia, con especies dispersas en continua batalla por la supervivencia que encontraba mejores soluciones en la ayuda mutua que en la lucha directa (desarrolló sus investigaciones en Siberia). La realidad de la naturaleza es que los organismos luchan por su supervivencia para transmitir sus genes, en ese aspecto son bastante egoistas, pero en ese camino pueden encontrar estrategias de batalla o de ayuda, pero esa conducta nunca debe servir a una interpretación subjetiva en favor de una ideología o comportamiento humano.

Battle royale (Batoru rowaiaru; Kinji Fukasaku, 2000) es una metáfora sobre la sociedad actual, que valora  más el éxito del individuo frente a la cooperación. En su argumento enfrenta a los alumnos de una clase de instituto a una prueba de superviviencia extrema en una isla, donde solo podrá quedar uno de entre todos ellos. Stephen Jay Gould dice en el citado artículo que la cooperación no puede justificar la reforma social de Kropotkin y ley del más fuerte no puede justificar “[…] la conquista imperial, el racismo o la opresión de los trabajadores industriales”. La historia siempre la escriben los vencedores.

battle_royal_a

Nota Final. Kinji Fukasaku fue responsable de la serie de cinco películas sobre la mafia japonesa que comenzó con Jingi naki tatakai (1973). En ellas se apartaba la imagen afable de la mafia para mostrar una sociedad violenta nacida de la desesperanza tras los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

Anuncios

~ por administrador en 9 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: