El Secreto del Unicornio

•10 julio 2012 • Dejar un comentario

Estos pasados meses están siendo muy tintineros.  La asociación MilRayos publica en su revista de papel un artículo mío sobre la historia de la aparición de las aventuras de Tintín en prensa española desde el año 1957 al 1966 (http://milrayos.com/?p=642).

La verdad es que esta investigación ha sido una gozada, ya que me ha permitido contactar con varias personas vinculadas a medios como “3 amigos” o “La actualidad española”. Y no hay nada como sumergirse en los fondos de las bibliotecas, siempre se descubre algo nuevo sobre el mundo de Tintín y su publicación en España.

Un buen año

•20 marzo 2012 • Dejar un comentario

El pasado 10 de marzo se celebró el III Encuentro Tintinófilo de la asociación MilRayos. Allí estuve presentando la exposición que sobre La Isla Negra preparamos. Puede verse una extensa crónica del evento aquí: http://milrayos.com/?p=569; que contó con numerosa asistencia de público de todas las edades.

Desde aquí animo a todo el mundo que le guste el comic o el tebeo que se pase el año que viene por estas fechas por Madrid, merece mucho la pena y se pasa un rato muy entretenido.

Mujeres

•29 febrero 2012 • Dejar un comentario

Este mes la web Tebeosfera ha publicado un artículo preparado por Jordi Joan Gran Lapeña y yo sobre el apasionante universo de Hergé, Tintín y la mujer (http://www.tebeosfera.com/documentos/textos/herge_tintin_y_la_mujer.html).

Se trata de un análisis de cómo la vida de Hergé influyó sobre la aparición o no de la figura de la mujer en su obra y en ocncreto en las aventuras de Tintín. La verdad es que hemos recibido buenas críticas, pero aceptamos las de todo tipo.

Mira quién habla

•22 diciembre 2011 • Dejar un comentario

Un año con nosotros, toda una vida por delante.

Eva

•29 noviembre 2011 • Dejar un comentario

La revista Redes publicará otro relato mío. Llevaba mucho tiempo sin escribir y siempre es una pequeña alegría.

DE PADRES A HIJOS

Johannes se torció el tobillo aquella tarde, pero no le dolía tanto como haber perdido el partido. En el camino hacia la sala de urgencias no paraba de quejarse amargamente del resultado sin emitir ni un sonido de dolor, mientras sus padres, en la parte delantera, se intercambiaban miradas de complicidad al comprender que su hijo era un auténtico ganador. Al menos, pensaban, no era el típico niño quejica y llorón.

Su madre fue la que lo acompañó a la consulta del doctor, tras esperar unos minutos a que le atendieran en un lugar abarrotado de enfermos, más propenso a generar enfermedades que a curarlas. Una vez dentro Johannes tuvo que retirarse el vendaje y el hielo que le habían aplicado en el campo, para descubrir aquella herida de metal.

Los androides AS500 no tenían la capacidad de regenerar tejidos y debían de acudir a un médico como cualquier otro ser humano. A Johannes no le importaba pero a sus padres empezaba a molestarles, ya que se habían producido algunos altercados entre androides y humanos y aquel barrio se estaba volviendo ciertamente inseguro.

Su padre le dio un abrazo cuando salió con la pierna vendada y recibió con alivio las noticias de que estaría curado aquella misma tarde. Sin embargo algo comenzó a ir mal justo antes de salir de la clínica. Un humano había empujado sin darse cuenta a un androide en la ventanilla de información y una simple discusión se había convertido en una pelea que acabó con el cristal de la entrada roto al precipitarse los dos bravucones a través de él. Algunos trozos se clavaron en la cara de los padres de Johannes, que cayeron tumbados en la acera, y este observó que un líquido rojo bañaba sus mejillas. Alargó su mano para tocarlo, era cálido, y tras llevarlo a sus labios comprobó que tenía un sabor metálico y empalagoso. En el interior no eran tan distintos como creían, aunque sí mucho más vulnerables en su constitución. Comprobó que sus cuerpos comenzaban a perder calor y sin dudarlo dio aquel tema por zanjado. Tenía una vida por delante.

Corrió hacia una pareja que analizó como la mejor opción en aquel momento y los tomó como nuevos padres. Al fin y al cabo el amor no debe ser trivial, aunque se aseguró de morder las muñecas para comprobar que estos si le durarían más tiempo.

Ghost in the shell

•16 agosto 2011 • 1 comentario

Este relato lo escribí hace ya unos años, tiene apenas tres páginas y se ha editado en esta publicación: http://historiasdelahistoria.com/2011/08/12/numero-2-de-la-revista-entropia/

Se puede comprar en los quioscos y hay un premio anual al mejor relato elegido por los lectores.

Otro pasito más.

Lacombe Lucien

•9 junio 2011 • Dejar un comentario

Ayer se presentó en Madrid el libro del historiador Fernando Castillo Cáceres: “Tintín-Hergé. Una vida del S. XX”. El evento transcurrió de forma muy amena durante una hora con intervenciones de Luis Alberto de Cuenca, Juan Manuel Bonet y Francisco Javier Jiménez, este último editor de Fórcola Ediciones, responsable de la publicación el libro.

Puede leerse una crónica del evento aquí.

(Fotografía de José Luis Povo)

El libro, más allá de una revisión de las aventuras de Tintín, es un recorrido apasionante por los acontecimientos que marcaron el siglo XX. Se añaden a ellos, además, aquellas circunstancias personales que influyeron a Hergé en la creación de sus aventuras. De esta forma la realidad histórica y la vida del propio Hergé se reflejan en cada uno de los 24 títulos de Tintín y marcan a sus personajes, los lugares que visitan, las ciudades que recorren, los transportes que toman,… Todo ello es habílmente analizado por Fernando Castillo para ofrecernos una nueva aventura de Tintín, la de su evolución en el tiempo atendiendo a los cambios sociales, económicos, culturales y políticos que acontecieron en el pasado siglo y que son la base de nuestra sociedad actual.

No hace falta ser un fanático de la obra de Tintín para disfrutarlo, simplemente el deseo de pasar un rato agradable leyendo y, de paso, aprender un poco de historia, que nunca viene mal. 

Nota final: Tengo que agradecer al autor que nos citara a los miembros de la asociación tintinófila Mil Rayos tanto en el libro como en la presentación (donde coincidimos varios de nosotros). Mi labor como recopilador “isidoriano”, cómo amablemente me califica en el preámbulo, se debe al catálogo de las publicaciones en castellano de Tintín: www.catalogotintin.jimdo.com. Un trabajo que continúa creciendo, alimentado con comentarios del foro de Tintin.